Saltar al contenido
Vitaminas y Minerales

Vitamina K: Información, alimentos, carencias, excesos, problemas

Vitamina K

La vitamina K es un nutriente que el cuerpo necesita para estar sano. Es importante para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos, y para otras funciones del cuerpo. Si está tomando algún anticoagulante, como la warfarina (Coumadin®), es muy importante que consuma la misma cantidad de vitamina K todos los días.

¿Para que sirve la vitamina K?

Entre la variedad de alimentos existentes existen un grupo que son ricos en una vitamina en específico; es por eso que una serie de alimentos se pueden agrupar según la cantidad que contengan de la misma vitamina. Para mantener una dieta balanceada, se recomienda mantener una alimentación variada incluyendo todo tipo de alimentos para así asegurarse de consumir todas las vitaminas necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

La vitamina K es de gran importancia, ya que ayuda en el proceso de coagulación de la sangre, así como también en la producción de los glóbulos rojos. Es por esto que también se conoce como vitamina antihemorrágica. Es soluble en lípidos únicamente y no en agua como otras vitaminas. Últimamente se ha averiguado que esta vitamina incluso ayuda a evitar enfermedades como el cáncer, es por esto que es sumamente importante consumir la cantidad diaria recomendada.

Alimentos ricos en vitamina K

 

Los alimentos ricos en vitamina K suelen ser sobre todo de origen vegetal, pues los alimentos de origen animal suelen tener un índice muy bajo de esta vitamina. Podemos encontrar esta vitamina sobre todo en verduras y hortalizas. Las más ricas en esta son las coles rizadas, las acelgas, las espinacas y las hojas de nabo. Otros alimentos que también contienen una buena medida de vitamina K son el perejil, brócoli, coles de Bruselas, espárragos, coliflor y aceites vegetales. También se encuentra en cereales integrales y en algunas frutas como fresas, kiwis y bananas.

Se recomiendan recetas centradas en ensaladas para asegurar el consumo de esta vitamina. Además, las verduras y hortalizas que contienen vitamina K son completamente accesibles y sabrosas para acompañar con cualquier comida.

Alimentos de origen animal que contienen vitamina K

Los alimentos de origen animal son todos aquellos que provienen de las carnes de los animales o de alguna de sus partes u órganos. También los productos lácteos se pueden considerar de origen animal, pues es de ellos de quiénes proviene a pesar de los procesos industriales a los que puedan ser sometidos con posterioridad. Generalmente este tipo de alimentos son ricos en vitaminas y muy nutritivos por lo que siempre son recomendados por los nutricionistas, especialmente en los niños que están en crecimiento, pues ayuda al desarrollo de su organismo.

No obstante, en el caso de la vitamina K, son muy escasos los alimentos de origen animal que la contienen en medidas suficientemente altos. Los únicos casos que podríamos citar que contienen cantidades altas de esta vitamina son el hígado y la yema de huevo.

Por otra parte en los lácteos como la leche y todos sus derivados: yogurt, queso y otros; la cantidad de vitamina K es incluso menor.

Alimentos de origen vegetal que contienen vitamina K

Los alimentos de origen vegetal como verduras, hortalizas, legumbres, raíces, frutas y otros; suelen tener una gran cantidad de vitaminas; además, son alimentos que nunca faltan en la nevera y con los cuales se pueden preparar diversas y nutritivas recetas.

La vitamina K la podemos encontrar sobre todo en alimentos de origen vegetal como verduras y hortalizas principalmente. Aunque también en aceites vegetales, frutas y cereales. Las coles rizadas son las que tienen una mayor cantidad de vitamina K, pues solo una taza contiene 550 microgramos. Otros alimentos de origen vegetal que contienen esta sustancia son:

  • Acelgas: Las acelgas proveen 300 microgramos de vitamina K en una sola taza.
  • Hierbas: Tanto secas como frescas, las hierbas, las han sido usadas con fines medicinales por largo tiempo, y estos es por la gran cantidad de vitamina que tienen. La salvia, la albahaca y el tomillo son los que más contienen de esta vitamina con 1715 microgramos en casa 100 gramos de porción. También llegan a tener 51 microgramos en una cucharada. Otra hierba que sigue a estas es el perejil, pues una sola cucharada puede cubrir el 85% de la cantidad diaria recomendada. Se le unen el cilantro, la mejorana, el orégano y la albahaca. Todas ellas ofrecen un aproximado de 10 microgramos en una cucharada.
  • Verduras de hoja verde: Ya dijimos que la col es la que más vitamina K contiene, si llevamos a 100 gramos su porción, encontraremos en esta 882 microgramos. Pero también producen esta vitamina otras verduras de hoja verde como el diente de león, el berro, las espinacas, los nabos, las hojas de mostaza, las hojas de remolacha, la acelga, el grelo, la achicoria y la lechuga. Además son alimentos de buen sabor y útiles para las más creativas recetas.
  • Cebollinos: Estos ricos alimentos que son ideales en sopas y guisos contienen en una porción de 100 gramos, 207 microgramos de vitamina K.
  • Coles de Bruselas: Estas contienen una menor cantidad de vitamina K en comparación con la Col normal o la rizada; pero igual provee 194 microgramos en 100 gramos.
  • Brócoli: Este nutritivo vegetal que no falta en la nevera, proporciona 141 microgramos en 100 gramos.
  • Chile en polvo, curry, pimentón y guindillas: Estos ricos alimentos contienen alrededor de 106 microgramos de vitamina K en una porción de 100 gramos.

Otros alimentos de origen vegetal que son ricos en vitamina K son: espárragos, repollo, encurtidos de pepinillo y ciruelas pasas. Luego, en menor medida también están los tomates secados al sol, Gombos, Aceite de soja, Zanahorias, Apio, Clavo, Soja tostada (Edamame), Anacardos tostados, Moras negras, Arándanos, Moras, Frambuesas, Higos y Peras. Todos estos alimentos ricos y accesibles en cualquier lugar y con base en los cuales se pueden preparar diversas y nutritivas recetas.

Enfermedades relacionadas con la vitamina K

La vitamina K es esencial en el organismo por la ayuda que provee en la coagulación de la sangre. Cuando una persona tiene deficiencia de esta vitamina puede acarrear a su cuerpo consecuencias negativas. No obstante, el déficit por vitamina K no suele ser común porque se encuentra en muchas de nuestras comidas diarias.

Algunas enfermedades o problemas se encuentran relacionados con esta vitamina, debido a que ellas son las que provocan la deficiencia como efecto secundario o parte de sus síntomas como lo es la Hepatopatía. Otras cosas que también pueden causar la deficiencia es tener un tratamiento antibióticos que impiden la producción de esta vitamina, tratamientos que contengan anticoagulantes, anticonvulsivos, salicilatos o dosis excesiva de vitamina A o E. También con enfermedades que afectan la digestión de las grasas. Un caso especial es un síndrome llamado “Enfermedad Hemorrágica del Recién Nacido” que puede ocurrir entre el primero y el séptimo día del bebé y esta enfermedad se encuentra relacionada con la falta de vitamina K en el feto incluso desde el vientre. Esto puede ocurrir por la escases de lípidos que le llega mediante la placenta, porque su hígado está muy inmaduro para hacer la síntesis, por la falta de vitamina K en la leche materna y otras causas.

En los casos mencionados en personas que se encuentran en tratamientos lo mejor es consultar con un especialista médico y tomar la ingesta diaria recomendada.

Problemas con el exceso de vitamina K

Cuando una vitamina es consumida en exceso, puede ocasionar efectos tóxicos en el organismo. Esto ocurre con la gran mayoría de vitaminas, y por esta razón cada una de ellas cuenta con una cantidad diaria recomendad (CDR), así se evita tanto el exceso como la deficiencia de ciertas vitaminas y cuyas consecuencias pueden ser perjudiciales. No obstante, el caso de la vitamina K es un caso especial.

Algunos se atreven a asegurar que no se conoce casos de toxicidad por la vitamina K, lo cual también se debe al hecho de que muy pocos suelen consumirla en exceso. El único caso en el que la ingesta desmedida de esta vitamina puede resultar perjudicial para la salud es cuando la persona está tomando medicamentos dirigidos a prevenir los coágulos de sangre como son el caso de la Warfarina o Coumadin. En este caso la persona debe consultar a un médico para ser asesorado acerca de su ingesta diaria de vitamina K.

A pesar de esto, siempre es bueno saber que la dosis diaria recomendada para la vitamina K está entre los 80 y 120 microgramos al día.

Problemas con el déficit de vitamina K

Una de las cosas que sí pueden resultar peligrosas en el cuerpo humano es la deficiencia por ciertas vitaminas esenciales para el organismo. Este es el caso de la vitamina K. Ella cumple una función vital dentro del cuerpo que está direccionada a la coagulación de la sangre, pues esta propiedad se encarga de ayudar de forma exitosa este proceso.

De esta forma, la deficiencia de vitamina K puede ocasionar serios problemas en la salud si se llega a este por diversos motivos. El síntoma principal por déficit de esta vitamina, evidentemente es el sangrado por su función dentro del organismo. Este se puede presentar en diversas partes del cuerpo: sangre extravasada debajo de la piel o equimosis, sangrado nasal o epistaxis, diversas hemorragias en la mucosa, hematuria, que es el sangrado en la orina; hemorragia gastrointestinal, y la menorragia que hacer referencia al sangrado en el período menstrual de forma prolongada e intensa, fuera del sangrado regular.

Sin embargo, no es común sufrir un déficit por esta vitamina puesto que se encuentra en una gran cantidad de alimentos y porque se manifiesta también en vitamina K1 en muchas de las cosas que consumimos diariamente. Pero aun así es importante no descuidar una alimentación balanceada con variedad de comidas.

Cantidad diaria recomendada de Vitamina K (CDR)

La cantidad diaria recomendada varía entre los hombres y las mujeres para la vitamina K, la cantidad diaria recomendada de vitamina K para hombres es de 120 microgramos por día, y la cantidad diaría para las mujeres de vitamina K es de 90 microgramos por día.

Vitaminas y Minerales Puntuado con 5 / 5 basado en 2 reseñas.