Saltar al contenido
Vitaminas y Minerales

Vitamina A: Información, alimentos, carencias, excesos, problemas

Vitamina A

La vitamina A es una vitamina liposoluble que se encuentra naturalmente presente en los alimentos. La vitamina A es importante para la visión normal, el sistema inmunitario y la reproducción. Además, la vitamina A ayuda al buen funcionamiento del corazón, los pulmones, los riñones y otros órganos.

Existen dos tipos diferentes de vitamina A:

  • La vitamina A preformada: se encuentra en la carne de ave, la carne vacuna, el pescado y productos lácteos.
  • La provitamina A o betacaroteno: se encuentra tanto en verduras como en frutas y otros productos de origen vegetal.

Alimentos ricos en vitamina A

Los alimentos son variados y nutritivos. Además, cada uno de ellos cuenta con cierta cantidad de vitaminas y nutrientes que permiten que el cuerpo humano se mantenga saludable. Cada alimento, dependiendo de cuál sea, cuenta con una mayor composición de cierta vitamina. Así, hablaremos específicamente de aquellos que contienen una gran cantidad de la vitamina A.

La vitamina A también se conoce con el nombre de retinol o antixeroftálmica, ya que es indispensable para la retina del ojo humano. Esta vitamina es liposoluble, lo cual quiere decir que únicamente es soluble en cuerpos grasos en lugar de liberarse en la orina como otras vitaminas. Además de lo anterior, la vitamina A también es requerida en ciertos procesos del cuerpo para mantener su buen funcionamiento y óptimo estado. Algunos de estos procesos son la visión, el sistema inmunitario y su desarrollo, formación y sustento de las células epiteliales, entre otros.

Los alimentos más ricos en vitamina A son el hígado y sus derivados, sobre todo en el cerdo, la vaca y la ternera. El de los pollos no se cuenta porque contienen una cantidad mínima de esta vitamina. También se encuentra en vegetales como zanahoria, grelos, espinaca, boniato y tomate.

Los derivados lácteos que contienen esta vitamina en gran cantidad son la mantequilla, la nata y queso curado. Es decir, que estos alimentos pueden resultar más saludable de los que pensamos si se incorporan a una dieta específica. Por ejemplo, cada 100 gramos de mantequilla contiene 800 microgramos de vitamina A.

Otros alimentos que tienen una buena cantidad de esta vitamina son: papas dulces, col rizada, calabaza, lechuga verde, melón, huevos, lechosa, mangos y guisantes. Todos estos son alimentos que, si se incluyen dentro de una alimentación balanceada, pueden permitir buenos resultados en los procesos fisiológicos mencionados anteriormente.

Alimentos de origen animal que contienen vitamina A

Los alimentos de origen animal son aquellos que vienen de forma directa o indirecta de la carne u otra sustancia perteneciente a un animal. Estos alimentos “carnívoros” suelen ser ricos en vitaminas y muy importantes para una alimentación equilibrada. En el caso de la vitamina A es común encontrarla en abundancia en ciertas partes del cuerpo de algunos animales, el mejor ejemplo de esto es el hígado; que además es un alimento sabroso que no falta en la nevera y con el cual se pueden hacer ricos y diversos platos.

La cantidad de vitamina en los suplementos alimenticios suele calcularse en microgramos por gramos. Esto quiere decir que un número de gramos en cierto alimento contiene X cantidad de microgramos de vitamina A. A continuación haremos una lista de los alimentos de origen animal que contienen esta vitamina.

  • Hígado de cerdo: Tiene en cada 100 gramos, 36.000 microgramos vitamina A.
  • Hígado de ternera y vaca: Con 20.000 microgramos en cada 100 gramos.
  • Hígado de ganso y Paté (mezcla de hígados de diversos animales): Dependiendo de la forma en la se preparen, pueden llegar a tener entre 5.000 u 8.000 microgramos por cada 100 gramos.

En pescados y moluscos tenemos que por cada 100 gramos:

  • Anguila: Tiene 1.000 microgramos.
  • Congrio: 500 microgramos.
  • Chirlas, Almejas y Berberechos: Con menos aportación, tienen 100 microgramos.

En derivados lácteos por cada 100 gramos tenemos:

  • Mantequilla: 800 microgramos.
  • Nata: 700 microgramos.
  • Queso curado: 350 microgramos.

Los mencionados son los alimentos de origen animal con mayor cantidad de vitamina A y con los cuales se pueden preparar nutritivas recetas.

Alimentos de origen vegetal que contienen vitamina A

Los alimentos de origen vegetal son todos aquellos que provienen de la flora, la cual incluye frutas, raíces, hortalizas, verduras, legumbres y otros. Esta clase de alimentos no faltan nunca en un plato balanceado a través de las ensaladas y también de purés y diversos manjares a base de estos materiales orgánicos.

Hay muchos alimentos vegetales ricos en vitamina A, pero en distinta medida. A continuación hablaremos de aquellos que contienen esta propiedad en mayor cantidad.

  • Zanahoria: Este alimento contiene por cada 100 gramos, 1.000 microgramos de vitamina A. Además, suele relacionarse con este complemento debido a que contiene beta-caroteno, el cual es la principal fuente de la vitamina A. Es por esto que suele ser un vegetal relacionado con el buen mantenimiento de la vista.
  • Grelos: Estos tienen 1.000 microgramos en 100 gramos. Los brotes tiernos del nabo contienen una gran cantidad de vitamina A, pero por su tamaño sería necesario consumir suficientes de ellos para tener el complemento diario de vitamina A.
  • Espinaca: Estas tienen 950 microgramos por cada 100 gramos de porción. Las posibilidades en recetas de este vegetal son muchas y es un alimento que no suele faltar en las casas.
  • Boniato: Contiene 650 microgramos en cada 100 gramos. Es un alimento típico de otoño y es ideal para los deportistas porque tiene una gran cantidad de hidrato.
  • Tomate: Esta fruta contiene 350 microgramos de vitamina en cada 100 gramos. La facilidad de este alimento es que es casi cotidiano en nuestras mesas y se pueden preparar diversos platos con él.

Enfermedades relacionadas con la vitamina A

La ausencia de vitamina A está relacionada con algunas enfermedades, ya que existen ciertas patologías que dentro de su incidencia en el cuerpo humano, suelen desnivelar componentes que son importantes y el organismo empieza a sufrir déficits de estos. La vitamina A es una propiedad importante en el cuerpo por lo que entra dentro de este grupo.

Los problemas dietéticos, la deficiencia de hierro y un consumo excesivo de alcohol, también pueden ser causantes del déficit de vitamina A.

Sin embargo, la enfermedad que más se relaciona con esta vitamina es quizá la xeroftalmia que precisamente es producida por la falta de vitamina A en el organismo. Esta patología es ocular y se caracteriza específicamente por una sequedad permanente y agravada en la conjuntiva del ojo, que viene acompañada por opacidad en la córnea. El proceso de esta enfermedad es progresivo hasta el punto de perder completamente la visión. Esta es una enfermedad muy grave precisamente por los riesgos que tiene. Para evitarla se recomienda un consumo vitamínico equilibrado.

Problemas con el exceso de vitamina A

Una de las características de la vitamina A, es que es liposoluble. Esto quiere decir que solo es soluble en aceites y grasas por los que no se excreta con facilidad como en el caso de otras vitaminas. Por eso, si no se tiene una cuidadosa dieta, se puede incidir en un exceso de esta propiedad y eso tiene ciertas consecuencias en la salud. Sobre todo en personas que tengan problemas renales, esta toxicidad puede traer consecuencias delicadas. Otra cosa que aumenta la gravedad de los efectos tóxicos es el consumo excesivo de alcohol.

El exceso de esta vitamina produce efectos tóxicos que se manifiestan en diversos síntomas. Algunos de ellos son las náuseas, la irritabilidad, anorexia, de la cual cabe destacar que no es la misma que refiere al trastorno alimenticio (anorexia nerviosa), vómitos, dolor de cabeza, debilidad muscular, somnolencia y estados de alteración mental. En algunos casos también hay visión borrosa y dolor general.

Cuando el nivel de toxicidad es agudo o se agrava por falta de la debida atención, los síntomas empeoran, por lo cual puede aparecer insomnio, fiebre, vómito, fatiga, pérdida de peso, fracturas óseas, anemia y hasta diarrea.

Para evitar esto, se recomienda no exceder el consumo de la vitamina A de 15.000 UI diarias, cifra a partir de la cual empieza la toxicidad.

Problemas con el déficit de vitamina A

Así como no es recomendable exceder el consumo de esta vitamina, también es importante saber que no se debe abstener completamente de esta, pues tiene una función importante dentro del organismo. Si no se consume esta vitamina en una dosis correcta para una dieta balanceada, puede sufrirse de una Avitaminosis o déficit de vitamina A.

Lo que puede ocurrir en estos casos es, primeramente, alteraciones en la vista, de forma más frecuente durante lo noche o en sitios oscuros. Estos problemas pueden empeorar causando cambios oculares importantes si el déficit se prolonga. Es un proceso progresivo pero peligroso que empieza por una sequedad en la parte del ojo llamada xerosis o conjuntiva, esta resequedad también se transporta al epitelio del conducto lagrimal, que es reemplazado por un epitelio queratinizado. Después de esto, se acumula la queratina en placas pequeñas que afectan la vista. Más adelante se produce una erosión en la superficie rugosa de la córnea que desemboca en la destrucción de la misma. Llegados a este punto la persona puede perder completamente la vista, y a este proceso se le conoce como xeroftalmia.

En otros casos, el déficit por vitamina A, puede producir susceptibilidad a las infecciones bacterianas, parasitarias o virales, con lo cual se corre el riesgo de aumentar las posibilidades de adquirir una enfermedad. Algunas patologías recurrentes en estos casos son la hipoqueratosis, la queratosis pilaris y metaplasia escamosa. Esta última afecta las vías respiratorias y las urinarias.

Cantidad diaria recomendada de Vitimaina A (CDR)

Por todo esto, se recomienda un consumo de vitamina a diario entre 700 y 900 microgramos. Así no se excede la ingesta de esta vitamina, pero tampoco se descuida al punto de un déficit de esta vitamina tan importante.