Saltar al contenido
Vitaminas y Minerales

Vitamina C: Información, alimentos, carencias, excesos, problemas

Vitamina C

Indudablemente, las vitaminas son sustancias orgánicas que se hallan presentes en cada uno de los procesos de carácter metabólico que suceden en la nutrición de cada ser vivo a lo largo de toda su vida. De tal modo, se vuelven algo imprescindible, puesto que sirven de ayuda al cuerpo dándole la posibilidad de aprovechar todos los nutrientes que están contenidos dentro de los alimentos que alguna persona decide consumir. Así, adquieren la tarea darle a la alimentación un sentido propio y particular que la haga necesaria, pues sin ellas la comida no generaría todos los beneficios conocidos para los individuos.

Resulta muy claro, viendo y considerando todo lo mencionado anteriormente, cuán fundamental son las vitaminas. No obstante, si se lleva una dieta equilibrada no se necesita recurrir a ningún aporte de ninguna clase de suplementos vitamínicos, a decir verdad, porque en ese caso se contaría con todas las que hacen falta para que los distintos sistemas del cuerpo humano funcionen totalmente bien, cosa que le asegura a cualquiera un nivel de salud estable.

¿Para qué sirve la vitamina C?

Una de las vitaminas que más se conoce en la cultura popular es la Vitamina C. Esta es soluble en agua y antioxidante, y es asociada con varios efectos beneficiosos en el sistema inmune, por lo que ayuda a prevenir resfriados y recuperarse antes de ellos, la integridad endotelial. Además ayuda a nuestro cuerpo retrasando el proceso de envejecimiento, el metabolismo de todas las lipoproteínas. Por ende, se vuelve comprensible toda la importancia le dan los doctores a la hora de diseñar una determinada dieta para algún paciente. Y es que sería imposible que fuese de otra manera, considerando cuánto afecta el desarrollo de los seres humanos a lo largo de su vida. Por otro lado, ¿sabías que la Vitamina C ayuda a tener una cera de oído más sana?

Por todo lo anterior y por mucho más que también resulta importante, resulta conveniente conocer más a fondo más sobre ella, para que podamos ser capaces de usarla de la mejor forma posible.

Alimentos ricos en vitamina C

Analizando qué alimentos resultan ricos en vitamina C, descubrimos que son de los más conocidos a nivel mundial, y que, de hecho, entran dentro de los más consumidos a diario por las personas. Así las cosas, se vuelve fácil dar con la vitamina en cuestión, dada su enorme presencia, y, además de ello, los consumidores se ahorran la molestia de tener que lidiar con alimentos que podrían causarles alguna especie de desagrado.

Pues bien, demos un vistazo a todos esos alimentos que contienen vitamina C, a fin de que podamos hacernos una idea mucho más clara la cual nos permita construir una dieta apta y bien equilibrada.

Dados todos los alimentos de la lista, resulta obvio que lo dicho antes era cierto. De la misma manera, llegamos a comprender qué clase de platos podrían condicionar de un modo mejor nuestro consumo de vitaminas, lo que nos ayuda a precisar con total acierto cuáles son las comidas que debemos prepararnos si queremos mantener equilibrado nuestro sistema. Así todo, tenemos la posibilidad de ser totalmente precavidos.

Alimentos de origen animal que contienen Vitamina C

Como bien se dijo antes, la vitamina C está muy presente en los alimentos más comunes. Por lo tanto, resulta natural que nos topemos con muchos de los que a diario consumimos. Entre ellos, desde luego, algunos tienen origen animal. Pues bien, a fin de que seamos capaces de equilibrar bien nuestras dietas, conviene que conozcamos cuáles son precisamente esos, para que podamos delinear dietas saludables.

Así todo, procedamos a ver la lista siguiente:

  • Hígado de ternera
  • Hígado de res
  • Ostras crudas
  • Hueva de bacalao
  • Hígado de cerdo
  • Cerebro de cordero
  • Hígado de pollo
  • Corazón de cordero
  • Hígado de cordero
  • Lengua de cordero
  • Leche materna
  • Leche de vaca
  • Leche de cabra

Haciendo un análisis de toda la lista, se hace muy sencillo comprender que planear una dieta equilibrada que contenga estos alimentos y también los demás no será difícil siquiera desde lejos. Y es que resulta importante considerarlos respecto al conjunto en total, porque, de lo contrario, no se podría establecer una rutina alimenticia que contuviese la vitamina C en un grado balanceado, lo que ayudaría a mantener un buen nivel de equilibro que contribuyera a que el organismo funcionara bien por completo. Siendo así, pues, vale que seamos precavidos.

Alimentos de origen vegetal que contienen vitamina C

Así como resulta conveniente para nosotros que conozcamos todos los alimentos de origen animal que contienen vitamina C, lo mismo ocurre con los que son de origen vegetal, aun cuando tengamos ciertas preferencias referidas a los anteriores. ¿Por qué debemos considerarlos también? Pues bien, simple y llanamente porque también están incluidos dentro de la alimentación rutinaria de muchas de las personas, y conforman una parte imprescindible.

Ya sea que los usen como un complemento extra o también como el elemento principal de cualquier plato preparado por las personas, los alimentos de origen vegetal también tienen presencia en lo que se refiere a la comida. Por lo tanto, sería una gran equivocación decidir hacerlos a un lado, pues ello podría acabar afectando nuestra salud de una forma negativa.

Considerando todo lo dicho anteriormente y con el fin de que estemos al tanto de los alimentos de origen animal que poseen vitamina C, procedamos a darles un vistazo:

  • Pimiento rojo
  • Pimiento verde
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Col
  • Repollo
  • Espinaca
  • Tomate
  • Fresas
  • Baya del Acerola
  • Frutas cítricas
  • Papayas
  • Grosellas negras
  • Kiwi
  • Pimientos
  • Guayabas
  • Coles de Bruselas
  • Melones
  • Hojas verde oscuro
  • Fruta Amalaki
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Tomates
  • Hierbas selectas

La lista, como era de esperarse, resulta corta. Mas ello no hace que pierda importancia, así que vale considerar cada uno de los alimentos para poder crear una lista de comida mucho más balanceada.

Enfermedades relacionadas con la vitamina C

Pese a todo lo bueno que se podría decir de la vitamina C, nada en la vida es perfecto, por lo que algo debe de tener que sea malo. Así las cosas, se nos hace evidente que puede generarnos daños severos en ciertas circunstancias. Los mismos, por fortuna para nosotros, no son intrínsecos a la vitamina como tal; antes bien, surgen de acuerdo con la forma de uso o de administración escogida por cada persona. Es de ese modo como su propia manera de consumirla y utilizarla condiciona en gran medida todos los bienestares y todos los malestares que la vitamina C puede generar en su organismo.

Por lo tanto, pasando a revisar los efectos negativos, nos conseguimos con las enfermedades enlistadas a continuación:

  • Escorbuto
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Hipertensión
  • Artritis
  • Artrosis

A pesar de que la lista pueda parecer breve, cabe resaltar que no debe ser subestimada a partir de ese hecho. ¿Por qué motivo? Muy sencillo: cada una de las enfermedades citadas pueden atacar de una manera muy profunda algunas de las partes más sensibles de los sistemas que componen el cuerpo. Por ende, cualquier confianza excesiva por parte de la persona podría generar una consecuencia nada favorable para ella.

Problemas con el exceso de vitamina C

Retomando el asunto de cómo debe ser administrada la vitamina C y de cuál es su relevancia en lo que se refiere a la salud de cada persona, nos topamos esta vez con los problemas que tienen lugar por el consumo excesivo de la vitamina. Es algo que cabe resaltar, puesto que muchos hombres y muchas mujeres, con el objeto de conseguir alguno de los beneficios que tiene la misma para el organismo, terminan consumiendo más de la medida recomendable, y eso produce un gran conjunto de deficiencias que se tornan negativas para el cuerpo, y que alcanzan aun a desbalancear su equilibrio interno.

Así las cosas, procedamos a conocer cuáles son esos problemas que surgen por el exceso de la vitamina, a fin de que los podamos evitar en cualquier momento:

  • Incremento de la excreción de oxalatos
  • Ataques de agudo de gota
  • Hemocromatosis

A partir del comienzo, la lista se nos puede hacer bastante simple, porque no incluye problemas que parezcan escapar de los comunes, o sea, de los más usuales dentro de los sectores poblacionales. Sin embargo, ese detalle no es motivo para descuidarse, porque hacerlo podría acarrear consecuencias nefastas para nuestro organismo que podrían ser casi irremediables.

Problemas con el déficit de vitamina C

Así como el exceso de vitamina C puede generar varios problemas, la falta también lo puede ocasionar, desde luego. De hecho, hasta es más probable, porque resulta más frecuente que las personan descuiden el consumo de complementos vitamínicos de todo tipo a que los usen de un modo que sea excesivo. Bien, eso da razones más que suficientes para que nos mantengamos informados acerca de cuáles son las consecuencias que nos puede ocasionar la ausencia de esta vitamina dentro de nuestro cuerpo.

Considerando todo lo anterior, procedamos a darles un vistazo a esos problemas, para que nos hallemos informados al diseñar nuestras rutinas de alimentación:

  • Cansancio profundo
  • Debilidad del cuerpo
  • Encías inflamadas
  • Hemorragias en la piel
  • Hemorragias subperiósticas
  • Sangrada nasal
  • Anemia
  • Demora en la cicatrización de las heridas

Dicha lista resume bastante bien lo que puede suceder si descuidamos el consumo de vitamina C. No debemos confiarnos ni asumir que las consecuencias mostradas en la enumeración carecen de importancia, pues, pese a lo que se pueda inferir al primer momento, la verdad es que podrían aparecer en nosotros sin que nos pudiéramos dar cuenta, razón por la cual no nos percataríamos de lo que está sucediendo sino hasta muy tarde.

Cantidad diaria recomendada de Vitamina C

La cantidad diaria recomendada de Vitamina C varía entre hombres y mujeres, y dentro de las mujeres también varía dependiendo de si la mujer está embarazada o en periodo de lactancia.

  • Cantidad diaria recomendada de Vitamina C para hombres adultos: 90 miligramos al día
  • Cantidad diaria recomendada de Vitamina C para mujeres adultas: 75 miligramos al día
  • Cantidad diaria recomendada de Vitamina C para mujeres adultas embarazadas: 85 miligramos al día
  • Cantidad diaria recomendada de Vitamina C para mujeres adultas en periodo de lactancia: 120 miligramos al día

 

Vitaminas y Minerales Puntuado con 5 / 5 basado en 2 reseñas.