Saltar al contenido
Vitaminas y Minerales

Fósforo: Información, alimentos, carencias, excesos, problemas

Fósforo

No hay duda de que la cantidad de componentes presentes en el sistema orgánico de todo ser vivo y en la Tierra misma es casi infinita. Resulta una tarea compleja comprender de qué manera se configuran todos para, en conjunto, ofrecer la posibilidad de mantener una vida. No podría ser de otra forma, tratándose de un tema relacionado con ciencias tan profundas como la biología y la ecología. No obstante esa aparente dificultad a la hora de asimilar esta clase de información, resulta muy conveniente y enriquecedor tenerla.

Pero sucede que, por desgracia, muchos no se interesan en conocerla, y ello desemboca en una falta de saberes muy grande. La misma, de alguna manera y en cierto punto, acaba por impedirle a la persona en cuestión ser capaz de comprender el cómo y el porqué de muchos otros conceptos, ya sea que estén relacionados con la ciencia, ya sea que pertenezcan a otra categoría de conocimientos. Es de ese modo como la falta de interés genera aún más desinformación a largo plazo. Y es una desgracia, porque resulta sumamente importante conocer cómo funciona el cuerpo, así como también cuáles son los múltiples elementos que lo componen.

Uno de ellos es el fósforo, un macromineral imprescindible para el ser humano. Sin lugar alguno a incertidumbres, no puede cuestionarse la popularidad que tiene dentro de la cultura general de los distintos sectores poblacionales. Sucede, sin embargo, que la mayoría de las personas lo conoce solo como un elemento inflamable, cuando es también un componente imprescindible para nosotros. Tanto es así que incluso trabaja con la energía y con muchos tipos de proteínas, dos aspectos que también nos resultan fundamentales para llevar una vida sana.

Por ende, nos conviene que conozcamos más a fondo todo lo que podamos sobre el fósforo, pues es una parte de nuestro día a día.

Alimentos ricos en fósforo

Para empezar nuestro recorrido de información relacionada con el fósforo, conviene que primero nos detengamos a conocer cuáles alimentos lo contienen en gran medida. Cabría hacerse la pregunta de por qué es así. Pues bien, esa aseveración se debe al simple hecho de que la alimentación es una de las cosas más presentes en la vida cotidiana, y es lógico, por ende, asumir que es la forma más práctica en la que podemos abastecernos de este componente sin ninguna clase de problemas.

 

Sin lugar a dudas, la lista de los alimentos parecerá breve, pero no deja de ser muy concisa. Se puede apreciar en ella, con bastante facilidad, que los alimentos presentes entran dentro del grupo común, es decir, dentro de los que mayormente conocemos y consumimos. De esa manera, no nos veremos obligados a exponernos a algunos que podrían causarnos desagrado o molestia.

Además de todo eso, la lista nos permite dar un vistazo general de cómo obtener fósforo mediante la alimentación.

Alimentos de origen animal que contienen fósforo

De la misma manera en la que nos resulta útil tener una idea global de cuáles alimentos son ricos en fósforo, nos sirve saber también esa misma información de una forma más específica. Se trata de aplicar ese mismo conocimiento a una categoría más reducida. De ese modo, se vuelve práctico y provechoso que sepamos cuáles alimentos de origen animal contienen fósforo en grandes cantidades, pues ellos son de los más populares y de los que más considera la gente a la hora de comprar.

Dado todo lo anterior, procedamos a ver una lista sobre esos alimentos, a fin de que estemos bien informados:

  • Vísceras
  • Hígado
  • Riñones
  • Estómago
  • Leche
  • Yogur
  • Kéfir
  • Queso
  • Mariscos
  • Pescado graso
  • Carne blanca
  • Carne roja

Como se puede ver a simple vista, la lista no resulta excesivamente larga ni tampoco muy corta. Eso quiere decir que está equilibrada. Además de ese detalle, podemos percatarnos de que, en realidad, se trata de alimentos muy conocidos, así que no expondremos nuestro organismo a alguna comida desconocida. Antes bien, quizás hasta los tengamos en nuestra despensa, lo que nos ahorraría mucho trabajo.

De ese mismo modo, conviene resaltar que hay que equilibrarlos con los otros tipos de alimentos usados.

Alimentos de origen vegetal que contienen fósforo

Por la misma razón que hace necesario saber cuáles alimentos de origen animal resultan ricos en fósforo, nos conviene conocer también cuáles de origen vegetal comparten esa propiedad. Y es que no podría ser de otro modo, viendo y considerando la fuerte presencia de los vegetales en prácticamente todos los platos que se cocina alrededor del mundo. Muchos los odian, y por ello desprestigian su importancia. Sin embargo, los cierto es que son fundamentales en un sinfín de comidas muy conocidas y cautivantes en todo el planeta.

Así las cosas, procedamos a revisar la lista siguiente, que precisa muy bien esos alimentos:

  • Algas
  • Zanahorias
  • Legumbres
  • Guisantes
  • Sojas
  • Jengibre
  • Girasol
  • Calabaza
  • Espinacas
  • Dientes de león
  • Patatas
  • Ñame
  • Setas
  • Ajo
  • Chayotes
  • Almendras
  • Pistachos
  • Nueces
  • Especias secas
  • Hierbas aromáticas
  • Brócoli
  • Col
  • Rábanos
  • Pasas
  • Ciruelas secas
  • Orejones
  • Lino
  • Chía
  • Castañas

Claro está que el sector vegetal cuenta con un número mucho mayor que el del anterior. No obstante, eso no quiere decir que debamos descuidar el sector animal en pro de enfocarnos solamente en este. Antes bien, debemos buscar un punto de equilibrio que nos permita hacer uso de ambos, porque solo de ese modo lograremos construir una rutina de alimentación balanceada y saludable.

Enfermedades relacionadas con el fósforo

No cabe duda de que el fósforo es un componente muy importante dentro de nuestro cuerpo. Sin embargo, nada puede ser completamente bueno. Es así como, por desgracia, encontramos que hay ciertas enfermedades que se encuentran asociadas con el fósforo, y que han suscitado problemas a lo largo del tiempo. Vale resaltar, no obstante, que no se trata de algo que esté por naturaleza en dicho elemento, sino que parte del empleo que de él hacen las personas. Por lo tanto, se puede entender que no arruinan la buena imagen que tiene.

De cualquier forma, no está de más saber cuáles son esas enfermedades, a fin de que podamos prevenirnos de sus daños. Así pues, veamos la lista siguiente, que las engloba:

  • Hiperfosfatemia
  • Hipofosfatemia

Resulta fácil percatarse de que la lista es, en sumo, muy corta, y aún más si se la comparara con las de otros componentes. Sin embargo, ese hecho no justifica que descuidemos cuán importante es llevar una buena administración del consumo de fósforo, así como lo hacemos ya con otros componentes, porque de nuestra propia manera de distribuirlo surgirá el buen o el mal camino que lleve nuestra salud a partir de ese momento en más.

Problemas con el exceso de fósforo

Siguiendo la línea de las consecuencias que nos puede traer el fósforo, entramos a las que surgen debido al exceso de su consumo. Es un punto digno de destacar, puesto que muchas personas, intentando mantener un nivel equilibrado en su cuerpo, acaban por excederse, cosa que les genera problemas muy serios que pueden afectar la salud como cualquiera de las peores enfermedades conocidas hasta ahora. Por lo tanto, un descuido de este tipo puede resultar en un error fatal.

Dado todo lo anterior, conozcamos a continuación cuáles son esas consecuencias, para que podamos prevenirlas del todo, así como también estar bien informados:

  • Envejecimiento prematuro
  • Aumento en el riesgo de mortalidad
  • Alteraciones vasculares

La lista en esta oportunidad resulta bastante breve. Sin embargo, si analizamos bien cada problema señalado, nos daremos cuenta de que son bastante serios aun frente a enfermedades de gran envergadura. Por lo tanto, se nos vuelve conveniente que tomemos consciencia acerca de qué tan peligroso puede llegar a ser para nosotros el no saber administrar el consumo de fósforo.

De la misma manera, es una forma de ahorrarnos molestias y desagrados a largo plazo, porque no siempre es esos problemas tienen arreglo; o, al menos, no total.

Problemas con el déficit de fósforo

Si estar al tanto de las consecuencias que puede traernos un consumo excesivo de fósforo nos resulta conveniente, mucho más aún lo será saber cuáles nos acarrea la falta del mismo, porque en un rango de posibilidades se hace más probable la ausencia que la presencia exagerada. Por lo tanto, este apartado es todavía más importante, puesto que representa un descuido mucho más común y mucho más fácil de ignorar.

Dado todo lo anterior, procedamos a conocer esos problemas, para que podamos prevenirlos en cualquier momento a fin de defender nuestra salud:

  • Dolor
  • Anorexia
  • Debilidad corporal
  • Cansancio excesivo
  • Falta de flexibilidad
  • Falta de apetito
  • Incidencia
  • Infecciones ocurrentes
  • Debilidad en los dientes
  • Bajo nivel de plaquetas en la sangre

La lista, como bien podemos ver, resume en buena medida todos los problemas que genera la falta de fósforo. Ciertamente, podemos intuir que son bastante comunes, y que aparecen muchas veces en una cantidad casi ilimitada de enfermedades. No obstante, muchas veces sucede que desconocemos el origen de esos problemas, y es por ello que debemos memorizar esta información, pues a la larga nos ahorrará una infinidad de preocupaciones. Además de eso, nos permitirá manejar mejor nuestra propia alimentación para vivir saludablemente.

Cantidad diaria recomendada de Fósforo (CDR)

La cantidad diaria recomendada de fósforo varía a lo largo de la vida de una persona, llegando a ser 200 mg a edades tempranas (0 a 6 años) hasta los 1200 mg en edades adultas.

Vitaminas y Minerales Puntuado con 5 / 5 basado en 2 reseñas.