Saltar al contenido
Vitaminas y Minerales

Cloro: Información, alimentos, carencias, excesos, problemas

Cloro

El cloro es un macromineral, un halógeno de gran abundancia cuya presencia hace posible muchas formas de vida. Por supuesto, sería casi imposible enumerar la enorme cantidad de funciones que desempeña y que nos benefician a las personas. Mas sí se puede asegurar, con tan solo unos cuantos ejemplos, que no solamente necesitamos de él, sino que también resulta probable que no existiríamos sin su presencia.

Por todo eso, conviene que hagamos un recorrido a través del cloro para tener una mejor idea sobre lo que representa y sus beneficios.

Alimentos ricos en cloro

Para empezar a conocer más acerca del cloro, vale que partamos de los alimentos que lo contienen de un modo abundante. Ello se debe a que la alimentación es una actividad que realizamos a diario, por lo que se vuelve muy sencillo el tener en cuenta la labor de consumir cloro de la mejor manera posible en pro de que no afecte negativamente nuestro sistema, y que, muy por el contrario, nos genere grandes beneficios.

Las listas que veremos a continuación, a decir verdad, precisan bastante bien un número considerable de alimentos sin incurrir en el error de mostrarse demasiado extensa ni impuntual. Por lo tanto, se nos facilita en gran medida el asimilar su contenido, así como también conocer mucho mejor cómo aprovecharnos de él para poder mantener niveles estables y recomendables de cloro dentro de nuestro cuerpo. Además de ello, quizá ya hasta contemos con algunos de esos alimentos en nuestra despensa.

Alimentos de origen animal que contienen cloro

Si bien estar al tanto de cuáles alimentos resultan ricos en cloro, nos conviene, de igual modo, saber cuáles lo tienen de manera específica, es decir, dentro de una categoría en particular. Eso se debe a que nos ayuda a precisar de modo más fácil ciertos alimentos, tomando en cuenta solo los que no tengamos ya. Así las cosas, en este punto nos topamos con aquellos que son de origen animal. Los mismos tienen gran presencia en nuestros platos, sin lugar a dudas, y son un gran favorito de todas las personas.

Por esa misma razón, conviene que sepamos cuáles de ellos contienen cloro en cantidades abundantes, puesto que ello nos ayudará a definir mejor nuestras rutinas de alimentación. De ese modo, procedamos a revisar la lista siguiente, que trata de ellos:

  • Huevos
  • Mariscos
  • Ternera
  • Carne de cerdo
  • Leche
  • Productos lácteos
  • Vísceras
  • Hígado

Sin lugar a dudas, los alimentos que aparecen en la lista no escapan de estar entre los más usuales. Eso es un alivio muy grande, porque significa que no estaremos obligados a modificar de un modo muy drástico nuestra dieta de costumbre, cosa que a largo plazo podría traernos muchos disgustos. Además de ello, nos facilita todo.

Alimentos de origen vegetal que contienen cloro

De la misma manera como nos conviene conocer cuáles alimentos de origen animal contienen cloro en cantidades abundantes, saber cuáles de origen animal lo tienen también nos será útil. Y es que, no obstante las preferencias de muchas personas, resulta imposible poder negar el inmenso papel que tienen los vegetales en la mayoría de los platos que preparamos y que vemos día a día. Son, de ese modo, más que solo un accesorio dentro de las distintas comidas que hay a nivel mundial.

Dado todo lo anterior, procedamos a darles un vistazo a esos alimentos, los cuales aparecen en la lista siguiente:

  • Trigo
  • Centeno
  • Avena
  • Pan integral
  • Pan de cereales
  • Alcachofa
  • Tomate
  • Col fermentada
  • Espinaca
  • Lechuga
  • Zanahoria
  • Remolacha
  • Ciruelas
  • Coco
  • Aceitunas
  • Dátiles
  • Avellanas
  • Nueces
  • Almendras
  • Pimienta negra
  • Champiñones
  • Apio

La lista, como bien puede verse desde el primer momento, resulta mucho más larga que la anterior. Ello da cuenta, obviamente, de que los alimentos vegetales tienen una mayor tendencia a contener cloro. No obstante, eso no significa que deban ser priorizados por encima de los que son de origen animal. Antes bien, debemos aprovechar ambos equilibradamente para que nos ayuden a mantener un balance ideal de cloro en nuestro cuerpo.

Enfermedades relacionadas con el cloro

Naturalmente, hasta un componente tan fundamental y tan beneficioso para nosotros como este debía de tener algo malo. Pues bien, lo tiene, ya que en muchas ocasiones se ha visto relacionado con ciertas enfermedades de gran envergadura. No obstante, ello no empaña la buena imagen que habíamos venido tejiendo hasta ahora, puesto que en todas las oportunidades se ha podido concluir que el daño no parte del elemento en sí mismo, sino de la manera como la persona en cuestión lo administra.

De cualquier forma, estar al tanto de esas enfermedades nos servirá para prevenirlas y para conocer su origen en el caso de que ya las tengamos. Así las cosas, veamos la lista siguiente, que las contiene:

  • Asma
  • Tos

A pesar de que la lista se ve bastante corta, lo cierto es que las enfermedades presentes en ella no son de ignorar. De hecho, han sido dos causas muy frecuentes de un montón de muertes a lo largo de la historia, de las cuales muchas han sido atribuidas a grandes personajes. Así, la brevedad en este caso no debe ser motivo de distracción. Muy por el contrario, debemos aprovechar que son menos las enfermedades, pues ello nos facilita prevenirlas.

Problemas con el exceso de cloro

Siguiendo la línea de la parte negativa asociada con el cloro, llegamos a este punto, en el cual trataremos acerca de todos aquellos problemas que parten del exceso de consumo del mismo. Y es que nada en exceso hace bien, como se sabe, y el cloro no podría escapar de esa ley. Así las cosas, ha habido muchos casos en los que las personas resultan afectadas de modo negativo debido a un contacto muy alto entre su organismo y este componente, lo que le ocasiona serios problemas tanto a corto como a largo plazo.

Así las cosas, vale que procedamos a conocer esos problemas, los cuales aparecen en la lista siguiente:

  • Opresión en el pecho
  • Vómito
  • Alteraciones en la respiración
  • Dolores de garganta
  • Problemas respiratorios
  • Irritación

La lista no resulta ni muy larga ni muy breve; además de eso, menciona problemas que resultan muy conocidos. Sin embargo, ninguno de esos dos hechos justifica que decidamos descuidar esos problemas. Muy por el contrario, debemos estar aún más atentos, porque quizá ya estemos lidiando con ellos sin saber bien a qué pueden deberse. Por fortuna, ahora que ya estamos al tanto de esta información, podemos usarla para liberarnos, pro nuestro propio bien.

Problemas con el déficit de cloro

Si saber cuáles consecuencias nos acarrea el consumo en exceso de cloro, también nos conviene saber cuáles nos genera la ausencia. Y es que, desde cualquier perspectiva posible, resulta mucho más probable descuidarlo que consumirlo de manera exagerada. Por lo tanto, este punto se hace tan necesario de conocer como el anterior, aunque no sin llegar a desprestigiarlo ni mucho menos a desvalorar su función. Antes bien, ambas nociones nos podrán servir de mucho para mantener un nivel equilibrado de cloro en nuestro cuerpo.

Así las cosas, procedamos a visualizar la lista siguiente, en la cual se muestra dichos problemas:

  • Disminución en la producción de ácido clorhídrico
  • Dificultad en la descomposición de las grasas y de las proteínas
  • Debilidad muscular
  • Edemas cerebrales

Como podemos observar, la lista es bastante breve. Pero ello no es razón digna de que la descuidemos, porque muchos de los problemas que contiene son bastante graves, y afectan varias partes importantes de nuestro organismo interno. Por lo tanto y tratándose de nuestra salud, no hay espacio para subestimaciones. Más bien, debemos ser precavidos en la medida de lo posible, y hacer buen provecho de esta información en pro de que nuestro cuerpo nunca sufra esos problemas.

Cantidad diaria recomendada de cloro (CDR)

La cantidad diaria recomendada de cloro depende del sexo y la edad, así como de otros factores como presencia de enfermedades y el embarazo. Las mujeres lactantes y embarazadas necesitan cantidades mayores. Los adultos mayores necesitan cantidades más bajas.

  • Bebés hasta 12 meses se aconseja de 180 miligramos al día hasta 1900 miligramos por día
  • Hombres y mujeres hasta los 50 años 2300 gramos al día
    • Desde los 51 años hasta los 70 miligramos al día
    • Desde los 71 años en adelante 180 miligramos al día

Vitaminas y Minerales Puntuado con 5 / 5 basado en 2 reseñas.